Últimas Entradas Publicadas ----------------------------------------

domingo, 18 de enero de 2009

PATRICIA TEJEDA, LA HIJA DEL MAR . . .

PATRICIA TEJEDA
(1932)

SOBRE ESA ARENA

Que nocturna vigencia, qué clausura,
jasmín del mar por aires resbalado
dilapida el destello que ha sellado
la luz de dentro por la luz futura?

Qué es alba, que no es, que es limadura
de noches claras sobre el pez plateado,
no ya luna, si, viento deshelado
sobre remos de sal por agua obscura.

Allí la playa donde el agua suena
por inventar sonidos bajo llave
abriendo nuevas luces en la mano.

¡Ah, si de noche andar sobre esa arena,
el pie descalzo por lo frío y suave
habitando las olas del verano!


CLARA ESTACION

Entramos al otoño por un sueño
de lentos, altos barcos pensativos
hacia un bosque de mástiles cautivos
del agua azul al soplo ribereño.

Entramos por el alto y solo leño
que se mira en dos cielos sucesivos
sin saber, por dos causas, los motivos
que el mar sea cielo o solo sueño.


Es la clara estación, vela dormida,
nido de agua, rescoldo frío y lento
donde arde la ola viva pero presa.

Y fue este doble cielo sin salida
donde el mar hundió al mar al no hallar viento
y el mástil fue ya un cirio y sin paveza.

OLA

Y verde, azul y clara y limpia y pura
y alta y nieve y lejos, verde y mía,
lanza de espuma, espada de alegría
contra el pétalo intacto, rosa dura.

y grata y luz, sonora arquitectura
y escala y vidrio y ala sobre el día,
ola de pronto transparente y fría
derribada en su propia arboladura,

y pez metal del viento luminoso
y otra vez, ayer, remonta, suma,
salpicada gaviota, agua ahora,

y otra vez y otra vez y nuevo y gozo
y embestida sin término de espuma;
arpón del mar para cazar la aurora.

PATRICIA TEJEDA

1 comentario:

Diego de la Noche dijo...

Co qué maestría cincela sus sonetos
Patricia Tejeda. Y leyendo uno de sus libros de impecable calidad, siento y comprendo que todos seremos olvidados...