Últimas Entradas Publicadas ----------------------------------------

domingo, 28 de diciembre de 2008

EDUARDO DIAZ ESPINOZA

Nos corresponde solicitar atencion a la vida y obra de un gra poeta chileno que ha dado todo por su poesía y por su lucha en favor de los desposeídos de este país.
Habíamos oído hablar de él, pero siempre de forma despectiva porque sus palabras eran firmes y
llevaba el gran sello de la verdad. Y ya sabemos que en este pais tuerto la verdad está prohibida, es un delito, si hablas hoy, mañana te cierran todas las puertas. Si dices cualquiera palabra en contra de la SECH tendrás la seguridad de quedarte solo, porque los que se decían y mostraban contrarios a la política actual de la directiva, ahora, en su mayoría, son ovejas muy cercanas a quienes ostentan el momentáneo poder, tanto en la SECh como el Consejo de Libro...
Eduardo Díaz Espinoza después de duras batallas, está herido, está enfermo grave, y lo lógico que
se debe hacer es un RECONOCIMIENTO a su labor, esto es, un Premio a la trayectoria de un poeta
tenaz, franco, directo, enemigo de lamer culos, como lo hacen los actuales seguidores de la oficialidad.
Eduardo Díaz Espinoza merece con creces que se conceda un homenaje, un Premio dineral, un reconociento, y el más duradero de los aplausos.
Los mandamases tienen la palabra. Hay que reparar las injusticias. Nunca seria tarde. Pero en este caso especifico de nuestro poeta es preciso y necesario que sea ahora ya que su salud es muy precaria.
Que la SECH despierta y vea lo que es hacer justicia en mombre de la verdadera poesia.

Carlos OrdenesPincheira.

martes, 16 de diciembre de 2008

OTRA GRAN POETA SE HA IDO...

Ana Patricia Caruti Ampuero era una poeta extraordinaria, de verso profundo, tallado con una destreza increíble, celosa de la palabra, la cuidaba,
con toda su energìa creadora. Estaba llamada a dar mucho que hablar andan
do el tiempo, eso sì, no en esta era tan maldita donde sòlo prevalecen los tan
famosos "pitutos" y se van pasando la pelota unos a otros, pero siempre dentro de un círculo muy estrecho y muy cerrado...

Como persona era, también, extraordinaria: alegre, optimista, grata de es
cuchar sus palabras tan llenas de amistad, esa amistad que tanto nos cuesta encontrar, esa amistad que es más grande y duradera que ese sen
timiento llamado amor... Es cierto que como éste, también es un invento nuestro, pero al parecer algunos tenemos más fuerza que otros para inventar ambas sensaciones... La Caruti -como yo le decía- era solidaria y su manera de ver y sentir la vida nos contagiaba a todos...

Un día la llamé por teléfono (hacía semanas que no aparecía por la SECH)
y me contestó con la voz un tanto apagada, me siento mal, algo me está pasando... Además, hace ya tiempo que estaba con deseos de no ir màs a la SECH porque he visto un despelote descomunal... Tù insistencia en que
aparezca por allá creo que va a ganar. Primero tengo que hacerme algunos exàmenes y, si no es gran cosa, allá nos veremos...

Llamé dos semanas después y supe que estaba internada en el hospital militar... La fui a ver. Se veía casi bien, faltaban ciertos exámenes más concretos y hondos... A la tercera vez que fui al hospital, su rostro ya no era el mismo. Me dijo que se iba a morir. Le manifesté que eso no sucedería
y que yo sería el primero en irse...Entonces dijo lo siguiente:
-Me voy a morir, Carlos, antes que tú Y estoy segura de eso, aunque aún faltan exámenes... Te hago una apuesta: si muero antes, me dedicas la antología de mujeres...
No con muchos deseos le dije bueno. La fui a ver unas tres veces más. No
podía estar cómoda en ninguna posiciòn. Era mortificante verla moverse de un lado otro con una desesperación terrible...
Recién vine a entender que nuestra querida amiga, nuestra gran poeta, es
taba cerca, muy cerca ya de la muerte... Así sucedió. En la SECH se le rindió un homenaje, y junto a su ataúd -después de llorar- le leì a ella, a mi amiga, este poema escrito al día siguiente de su partida:

ANA PATRICIA CARUTI AMPUERO
(1944 - 2006)

Cierta rara niebla
se extiende en tristeza: se ha apagado
unaámpara inefable,
esa voz
que hablaba de hipocampos y
aldeas azules
donde ciervos de plata
pastaban al amanecer...

Magia de tu alma en cantos adormecida.

La tarde cae envuelta
en manto de palomas grises.
En vano el viento preguntará en las esquinas
por la pastora de musicales rebaños.

Para nuestra humilde felicidad,
alcanzaste
a pulir decenas de piedras preciosas...

Amiga,
hermana del àrbol y el trino,
estaremos pronto contigo
bebiendo mariposas y
sembrando estrellas en los diáfanos caminos...

Este fue mi homenaje a una enorme poeta nuestra y hoy lo entrego a quien quiera leerlo. Sería lindo -pienso- que alguna editorial tuviese una idea genial, de esas ideas que nunca tienen, y publicara su obra completa
para ser difundida a los cuatro vientos. Ya sè que esto es soñar. He venido a mostrar las heridas de los pueblos y también a valorar los teso
ros de la naturaleza. Y uno de esos tesoros es precisamente la poesía de
Ana Patricia Caruti Ampuero...
La antología poética femenina "El Libro de la Lluvia" està dedicada a ella...

Carlos Ordenes Pincheira

lunes, 15 de diciembre de 2008

XIMENA TRONCOSO: SAVIA NUEVA EN LA POESIA CHILENA

XIMENA TRONCOSO
1967

Desperté en el mar esa mañana.
Poderoso y frío
agitaba mi memoria
vagabunda
oxidada.
Solté este cuerpo de harapos
y lo bañé
repetidamente en el aire salado,
noté que el amor se quedaba en el agua
todo se estrechaba enlas entrañas
canto caracola
en mis brazos agitados.
Cómo volaba
solitaria en la manada
podeosa y fría
aquella mañana.
Atrás quedaron
pirotécnicas figuras del año
los pitazos de puerte
las bailarinas de la noche
el abrazo de la despedida.
Frescas comenzaron las horas
bajo frondosas gaviotas

El alba acariciaba este instante
a solas.

XIMENA TRONCOSO

sábado, 6 de diciembre de 2008

GRANDES POEMAS DE MARUJA TORRES

MARUJA TORRES
1930 - 2003

A UNA NIÑA QUE MURIO EN EL MAR

Eras entonces un tierno rumor de la vida,
dos pupilas ensayando la primera mirada
Eras el Ser y la Esperanza
en el puro umbral de tu destino.
Era entonces cuando jugaban en el agua
sin que todavía te hirieran sus designios mortales.

Pero ya estaba escrito
y la primera sal de tu muerte aguardaba...
¡Cuántas mareas esperaban
la triste ola de tu sangre!

Peo, ¿cómo olvidar tu piel de antiguas mariposas?
¿Cómo olvidar tu infancia y tu canción sencilla?
¿En qué ventana, en qué camino,
en qué ingenuo rincón provinciano
quedó aquel sueño tuyo inacabado?
Yo, que aspiré el ciego aire de tu muerte,
¡aún no lo he sabido!

Yo que busqué en la noche
entre la amarga sombra tu última huella,
¡aún no lo comprendo!
Y ni siquiera he tocado tu minuto postrero.

Aquel instante de tu mirar enloquecido;
aquel instante del viento nocturno
pegado a tus cabellos en salobre despedida.

No, no lo he comprendido:
y allá estás ahora con tu aliento de sal
entre los labios,
y un puñado de algas en las sienes heridas.

Acaso porque de niña jugabas con el agua
y entonces no sabías
que desde el agua,
ya te miraban los implacables ojos
del Destino.

ESTA NOCHE

Esta noche la lluvia toca por vez primera
un rostro tan amado y perdido en la sombra.

No, no es posible que la lluvia
deshaga esa sonrisa.
No es posible que destruya ese ámbito leve
que contiene tu nombre.

¿Dónde está el bosque encendido de bellotas?
¿Dónde tu mano
y el corazón batiendo su apasionado tambor?

Hay un silencio agudo
que destroza mi alma hasta morir.
Un salvaje sonido de sales penetrando en mis huesos
y este torrente atroz del "nunca más", ahora,
¡sin cansancio, sin tiempo, sin ti!
¡nombrándote siempre!

Y mis palabras resuenan en la lluvia
con esta transparencia terrible,
en esta ausencia.

Esta es la muerte. Lo sé.
Pero la lluvia dice amor inútilmente,
porque el amor ya no es aquel sonido tierno
como un pórtico que se abre
hacia la primavera.

Es esta voz que dice amor
mientras la lluvia inventa pasos
y formas y vuelos increíbles.
Caen los nombres frágiles del amor
como flechas perdidas.Todos los nombres del amor
y aquellas flores tan azules,
aquel traje amarillo de un verano,
la piel pegada a los dedos
como castañas recién nacidas en la lumbre.
Ahora sólo queda aquel sonido tuyo
que va disperso por el mundo,
el cual sigo ciegamente.

Esos tus pasos perdidos en las calles,
en el viento, en la arena
de alguna playa que nunva vi contigo
pero que supo de mi nombre.
Porque tú siempre me nombraste,
tú siempre me guardabas como un silencio
que sólo a ti pertenecía.
Tú atesoraste mi nombre
para decirlo a veces cerca del agua
cuando nadie sabía que me nombrabas...
cuando nadie sabe nada...
porque nadie sabe nada de nada.

Y porque el mundo es algo muy extraño,
por eso, ahora, en esta esta lluvia, te digo que la muerte
no es sino el hilo perdido de la vida,
el hilo de tus días y de tus noches,
y de tu sangre que latió al unísono con mi sangre;
el hilo que guardo aquí en mi mano
y que no soltaré nunca,
porque este amor es una historia demasiado bella
para ser olvidada.

MARUJA TORRES

viernes, 5 de diciembre de 2008

ANA MARÍA VIEIRA : UNA EXCELENTE POETA CHILENA

ANA MARÍA VIEIRA
(1945)

Ana María Vieira tiene un bien ganado prestigio como poeta a través de sus libros anteriores. En esta obra se advierte la misma destreza, la palabra justa, nunca desacertada. Ya desde “Peligros Posibles” comenzamos a notar claramente un avance en su tonalidad lírica. Hay una tristeza suave y dulce que se va transformando a poco andar en hermosa ofrenda en nombre del amor, ese amor que nunca decrece y que en cada poema surge con mayor vigor y entrega.

…En esta obra nos complace leer algunos sonetos de calidad impecable. Tiene oficio. Es poeta, sin lugar a dudas. En “El sueño de la doncella” vemos con qué soltura, con qué maestría, va cincelando cada verso:


Por la ventana ha entrado un hombre muerto,
blanca la sien y en sombra desvelado,
mientras, la luna –ciega- se ha ocultado
bajo las luces, más allá del huerto.

A la doncella toma en cuerpo abierto
y la corteja con su brazo helado.
Sueño del agua, sueño del amado
en este engaño del que todo es cierto.

El cielo entero goza y se estremece
cuando en amor disfruta que la bese.
Como una brisa queda deshojada.

Despunta el día. Ella se ha dormido.
Todo en su alcoba se ha desvanecido
menos la huella roja de una espada.

Verdaderamente asombra y alucina cómo la poeta va cincelando este soneto. Y ...sabemos de otros sonetos, de su autoría, también de calidad insuperable, como lo son los de Eliana navarro, José miguel Vicuña, María Silva Ossa, Nina Donoso y, tantos otros que, en el pasado y en el presente nos fascinan con sonetos de tan estupenda factura.
Sea esto un reconocimiento a su labor.

ANA MARÍA VIEIRA

jueves, 4 de diciembre de 2008

COMO FUTBOLISTA, REGULAR, COMO BOXEADOR, REGULARETE...
(andares... sólo andares...)

Nozaroc Zilefni vivió gran arte de su infancia en Fermín Vivaceta con Teniente Ponce. A la entrada de una vastísima extensión de tierra estaba ubicada la "casa" que, más bien, era una pieza techada de latas, fonolitas "a medio morir saltando" y sus "paredes"estaban formadas por tablas semi juntas que dejaban entrar al viento como "Pedro por su casa".
No hablaremos de la miseria ni del hambre aterradora. Fijaremos la mirada en este niño enfermizo que debía ir cada día a comprar algunas
cosas para mal comer y un "octavito" de azúcar, pues había una escasez
tremenda de alimentos y, también, de dinero.Lo que más molestaba al
niño era ir a pedir agua casa por casa y, a veces, andaba varias cuadras hasta que por fin alguna duena de casa se compadecía y lo dejaba llenar los tarros cuyos aros de alambre le marcaban las manos...
Así eran las cosas en aquel barrio, sin olvidar la rueda de hombres y muchachos en medio de la calle tirando los dados y, billetes y monedas se amontonaban en el centro de ese círculo humano... Nozaroc solía echarles una mirada, no sin temor, pues la gente en verdad daba miedo hasta mirarla. Y ni hablar de los niños que veían en él la gran oportunidad
de entrenamiento, esto es, darle de golpes hasta dejarle sangrando y tirado en la vereda... Nuestro "héroe" llegaba a la zahurda con la cara salpicada de sangre.
-¿Qué te pasó? -preguntaba la madre.
-Nada, me caí al saltar la acequia...
Y luego se acercaba a la ya nombrada lombriz de agua turbia, achocola tada, transportando elementos poco deseables. Allí, sentado al borde, los pies con mucho "piñén" metidos en el agua, empezaba a llorar... "Siempre
me pegan... pero cuando yo sea grande voy a ser boxeador..., y no va a ser para pegarle a nadie, sólo para defenderme... ¡Lo juro por el "Fonola" que se murió...! Este era un perro proletario, pequeño, casi blanco, no muy bueno para los "coscachos" según decían los adultos...
Pasaron varios años. Nozaroc Zilefni comenzó a trabajar en la Panadería y Pastelería Unidas, poco antes que la familia compuesta por padrastro, madre, más cuatro hijos, se trasladaran a la población Aníbal Pinto, entre Sierra Bella y San Joaquín. El niño siguió trabajando ahora "puertas adentro". Duró muy poco tiempo, pues se le ocurrió que él y los demás compañeros de trabajo formaban parte de "Arriba los pobres del mundo"
y vamos convenciendo a los grandotes de iniciar una huelga. Tuvo éxito, pero al tercer día del paro, fue "llamado a terreno" por el dueño y adiós pampa mía..., de tal suerte que debió llegar a la nueva casa de madre, padrastro e hijos. La vida le cambió en cierto sentido: encontró trabajo
muy luego y los muchachos de la población le invitaron a ser parte del club "Independiente". Esta palabra le gustó mucho. Y en la cancha jugaba de puntero izquierdo o derecho y pateaba con los dos pies. "Este cabro es güenazo", dijeron algunos. Y él hacía hermosos goles, aunque no era algo que le apasionara... Su juego era de regular hacia arriba... Pero sus intereses eran otros. Jugaba... por jugar... Un caballero deseaba llevarlo al club Magallanes. No quiso. Talvez si le hubieran dicho
que lo llevarían a Unión Española habría aceptado... Un día entre otros
estuvo a punto de darse de puñetes con el capitán del equipo y nuestro "héroe" decidió "echarse a volar..."
En eso estaba, cavilando, cuando de pronto le vino el recuerdo de él mismo cuando tenía varios años menos y le sacaban "cresta y media"
los niños del barrio anterior. "Ahora es el momento" -pensó-. Tengo que cumplirle a ese niño lloroso..."
Y partió hacia el club de box más cercano (FAMAE) y allí comenzó a darle
golpes a la bolsa de arena, a la llamada "pera", a hacer sombra, a saltar,
etc. Al año siguiente lo lanzaron a la pelea, lo cual no estaba en sus cálculos, pero había que seguir adelante y subió al cuadrilátero sintiendo que le dolía el estómago, y algo así como que el aire, madre mía, que se me va..., y el estómago..., y ese que está en el otro rincón ha peleado otros años.. ¡ay de mí...!
Y claro, Nozaroc Zilefni recibió un cabezazo que le rompió el labio supe
rior..., y vamos tragando sangre, y vamos tirando las manos como fuera.. y por re-Dios que parece que estoy mareado y este no me deja
tranquilo y está como loco tirando golpes... y yo no doy más jugo... Re
sultado: perdió por puntos, lo raro es que él tenía después en el labio cuatro puntos... (aún hoy tiene la cicatriz). Después hizo varias peleas, ya repuesto, ganó algunas, empató otra, y le ganaron varias veces, incluyendo un sueño en la lona... Luego de haber dormido en el ring de Rancagua, realizó dos o tres peleas y hasta aquí nomás porque para boxeador mejor me pongo a jugar con el viento...
Lo importante de todo esto es que aprendió a defenderse. Y los "guapos"
de cualquier población supieron que aquel muchacho no era nada fácil de tumbar.
Pero más trascendente de todo lo anterior es que el muchacho de 17 años cumplió con aquel niño cuyo rostro lo recuerda siempre cubierto de lágrimas...

…………………………………………………………

EL DICCIONARIO Y LA INUNDACION DE PAPELES...

(andares... sólo andares...)
Entre los 17 y los 18 años andaba desesperado, tratando de saber muchas cosas y, entre ellas, poder leer y escribir un poco mejor. Me encontraba sin trabajo y mis necesidades eran muy grandes, en todo sentido.

¡Pero quería saber leer bien, pues habúa aprendido -lo que sabía entonces- mirando los letreros de los comerciales. Uniendo sílabas cpn otras hasta formar una palabra y, al descubrirlo, mi alegría era tan intensa que en la noche casi no podía dormir, pues había unido "ca" de Caja de Crédito Popular No 1 con "pa" de panaderías Unidas donde yo trabajaba. Es decir, estaba contento porque me había dado cuenta que esas sílabas juntas decían "CAPA", era ese el tiempo de los 12 o trece años de edad.

Al respecto escribí un pequeño libro "La ciudad soñada", basándome en ese tiempo y en mi manera de ver y afrontar las adversidades.

En Sierra Bella, entre Darwin y Victor Gandarillas vivía una familia de socialistas, defensores del pueblo y de sus miserias... Eso decían. Ella (no diré su nombre) era profesora. Y tuve la idea de recurrir a ella.. -Señora Libia,¿me puede prestar un diccionario? Lo necesito mucho...

-¡Y para qué quieres un diccionario Tú...)

-Lo que pasa es que yo soy poeta y necesito aprender miles de palabras y

-¿Poeta, tú? jajaja... ¿De donde sacaste esa tonta idea?

-Por favor, no se burle, présteme un diccionario -y mis ojos estaban inundados ya.

-Mira, te voy a prestar este diccionario sólo por siete días... A ver, hoy jueves, ya, el próximo jueves, tempranito, lo quiero de vuelta...

El júbilo fue intenso. ¡Estaba feliz! Y comencé a recolectar papeles de todos los tipos. De los de diario le recortaba las orillas en blanco, planchaba aquellos en que envolvían el azúcar, algunos cuadernos que encomtré tirados pero llenos de letras, igual me servían, cartones, cajas de "gringuito" o "jabonela", todo era para mí un segundo de alegría...

Y comencé a escribir con una letra tan pequeña que apenas la podía leer yo mismo: era para ahorrar material. Así comenzaron a salir palabras extrañas que nunca había oido: calígene, calaginoso, lóbrego, lobreguez, báratro, averno, alfaguaza. venero, zurubí, zoco, sinsonte, simún, y miles de palabras que iba anotando, empecinado en abarcarlo todo.

Día y noche, alumbrado por una vela, fueron días y noches de alegría, de hambre, de pena.

Al finalizar, me dolía todo el cuerpo, incluyendo los ojos, como llenos de arena. El pequeño cuarto (que yo había hecho con listones separados y cubiertos con barro y paja por ambos lados y que después lo enyesé para pintarlo con un suave color azul, para sentirme identificado con el tango "Cuartito azul"), como decía, el pequeño cuarto estaba atiborrado de papeles y trozos de cartón.

Parece increíble. Parece una mentira. Pero no acostumbro mentir, pues esta forma de vivir mintiendo pertenece a los cobardes. Y yo siempre he dicho la verdad por que soy un Hombre...

Fui donde la señora a devolverle su diccionario. Ella preguntó con sorna:

-¿Y? ¿Aprendiste algo?

-Todavía no mucho, señora, porque tengo lleno de papeles escritos en mi cuarto y ahora tengo que tratar de ordenarlos...

-De qué papeles hablas, hombre?

-Es que escribí el diccionario completo...Se largó a reir. No me creyó.

Y para darle un broche de oro a sus palabras terminó, diciendo:

-¿Poeta? Ja Ja Ja já... Nunca me había reído tanto... JaJajajá...

¡Y yo que pensaba que ser socialista era ser generoso, me sentí triste y más solo que nunca...

Luego comenzó la odisea: ordenar de alguna forma tantos papeles. Y poco después comencé escribir estupideces como "exornando las márgenes del cantalinoso viajero" o "en esta noche negra sin luna y sin estrellas oigo las hojas agitadas por el viento y entre sus tristes murmullos siento dulces sollozos ahogados..."

Fue mi principio verdadero, pues ya podía leer de corrido como se decía en aquel tiempo...

Muchas lluvias, cientos o miles han pasado desde entonces y ahora, recordando lo antes mencionado, a mi mismo me parece mentira...

Pero fue verdad.

2 Noviembre 2007


UN PAIS DE MUJERES ASESINADAS...

Le preguntamos a la Negrura de este tiempo: ¿cuànto vale la vida humana. Un eco responde: nada, nada, nada...
Y así es. Ya es una costumbre que las mujeres sean asesinada por sus esposos o convivientes. Ya no es noticia importante porque se repite demasiado. Y en vano tenemos una Presidenta y varias mujeres que están demostrando su valía en diferentes puntos.No obstante, siguen siendo asesinadas y los hechores al cabo de algunos días, semanas o meses se pasean tranquilamente por la ciudad. Se dice que ahora la mujer tiene los mismos derechos del hombre... ¿De qué país hablan?

¿Y qué hay de las familias de esas mujeres muertas en forma horrenda? ¿Qué de los hijos y sus traumas al darse cuenta que su manita fue acuchillada por su propio padre?Muchos de estos "hombres" cuando cometen tales delitos demuestran su "valentía" escapando, se disfrazan, se tiñen el pelo, cortan o se dejan barba y bigotes... Y si tienen la suerte de ser atrapados, saben de todas maneras que saldrán luego por "buena conducta"..., otros -los menos-se suicidan en el acto...

Generalmente ocurren estas matanzas después de una discusión..., ¡por celos! A veces,hay maridos que se van de la casa pero quieren seguir siendo igual "dueños" de la esposa... Mujeres infieles... Y cabe una pregunta más: ¡alguien ha pensado por que hay infidelidad en las mujeres? ¿Lo
han analizado. Acontece que la mayoría de estas víctimas han sido dejadas de lado, descuidadas, ignoradas, ya no reciben la atención que
merecen, son basureadas hasta el infinito. Despreciadas, humilladas, carne golpeada sólo necesaria para alimentar la animalidad del "jefe" del hogar...
Y los hombres tienen el "derecho" de engañar a sus esposas las veces que quieran o que puedan. ¿Quién les pone a ellos el cuchillo en la garganta? ¿Por qué la infidelidad es como una terrible monstruosidad en la mujer? Y por qué el llamado hombre infiel se rie de la risa en la fila de la indiferencia?

He debido recorrer varias veces la televisión chilena para concluir que es profundamente mala. En cada monento que se enciende aparecen las fome-
novelas y en ellas, por lo general, son las mujeres las infieles... Y estas fomenovelas se repiten todo el día, vienen de ´muchos países, pero creo que la mayoría son producidas por las mentes casi humanas de los canales... Para seguir dándole duro a la mujer. Es lo qué más vende. No
tiene gracia que sea el hombre el infiel... Creemos que lo único bueno de la televisión son las noticias y los analistas internacionales. El paseo que me di por la televisión chilena me dejó curado de espanto. Y qué decir de
los faranduleros, los mal llamados opinólogos que en general solo son pe
lambreros... Pero todo está en la misma crema: las fomenovelas y los faranduleros se aplauden uno a otros.

Y sigo preguntando: ¿Hasta cuando tendremos la vergüenza de soportar las instancias que sólo desfavorecen a las mujeres. ¿O
es que las leyes son también machistas a reventar?¿Alguna vez se pondra mano severa, dura, de tal suerte que ya no se produzcan tantas bestialidades?

¿O acaso -me dirijo a quien lleva las riendas del caballo tricolor- no se ha meditado en los niños del país que se enteran de todas estas atrocidades?
¿Qué pueden pensar estos niños andando el tiempo? ¿Serán defensores de los derechos humanos? ¿O seguirán las "enseñanzas" de los malditos hechos de sangre? Creemos que esto da para pensar, reflexionar, y llegar a una conclusión que ponga las cosas donde deben estar siempre...

No se debe decir que la mujer ahora tiene los mismos derechos del hombre. ¡Es una mentira...! Ahí están nuestras compatriotas: asaltadas,golpeadas, violadas, robadas, y como "broche de oro": ¡muertas...!

Y el mundo sigue girando de espanto en espanto. Y no sólo son humilladas, ultrajadas mujeres de bajos ingresos, también las de una escala más alta... ¿No hay ninguna mujer en el país que pueda sentirse segura...!Ya hemos visto que cada casa es una cárcel: rejas lo más altas posible, barrotes en las ventanas y puertas. Vivimos prisioneros en nuestra cárceles particulares... fuera, andan libres los asesinos en potencia... Si sucede algo, jamás hay alguien para impedir un asesinato...
Cuando la mujer debe salir de su cárcel para trabajar o comprar, nunca se sabe si volverá...

A eso hemos llegado.

Y digan lo que digan, las mujeres deben unirse, aprender algíun arte marcial y, llegado el caso, defender su vid de quien pretenda quitársela.
En estos días no hay ningún otro remedio... Muchas de las victimas creyeron en la ley... ¡Hoy están bajo tierra...!

Queremos que exista una ley férrea, que se escuchen las voces de mujeres amenazadas de muerte y se ponga de inmediato punto final a estas tragedias.

Queremos que la Presidenta
del país tome cartas en el asunto de una vez por todas y para siempre...!

5 Febrero 2008 | 03:54 PM

REPARTIDOR DE PAN DONDE SOLLOZAN LAS ESTRELLAS...
(no es un nicuento, tampoco un cuento... es uno de mis andares que deseo dar a conocer, nada más que eso...)
En 1957 comencé a trabajar de repartidor de pan en la panadería "El Molino" de don Alberto Callealta casado con doña Raquel Singer.
La panadería estaba ubicada en Santiago Concha, entre Franklin y Bio-Bio. Vivía yo a unas quince cuadras de allí y debía levantarme a las cuatro de la madrugada para echar a caminar por Sierra Bella, pasar por el Zanjón de la Aguada, cuyas orillas estaban ocupadas por decenas de chozas de una misería terrible.Lugar saturado de moscas y ratas inmensas. Así vivía una gran cantidad de hermanas y hermanos proletarias. Era el espanto en vivo, era la muerte rondando como un animal mitológico...
A veces -de día- solía intercambiar algunas palabras y ellos hablaban de la esperanza, de un futuro mejor, sobre todo cuando disponían de un hombre llamado Salvador que tendría que triunfar sobre un hombre de bufanda para ser Presidente de Chile...

No sé por qué estoy escribiendo todo esto que se me viene a la memoria,tal vez sea porque en el fondo quisiera mostrar facetas que la gran mayoría jamás conoció...

Eramos unos cuarenta repartidores, cuarenta carretones con sus respectivos hermosos caballos, eran todos muy hermosos, de pelaje luminoso y suave. Ya a las cinco de la madrugada estábamos poniendo los aperos a los animales y colocándolos entre las dos varas del carretón.

Los vehículos eran livianos por lo que los animales no sufrían en demasía. Luego, por turno, nos pasaban los panes que uno deseaba vender. En ese tiempo el pan costaba 14 pesos la unidad y a nosotros nos lo vendían a once pesos y veinte centavos, por lo que si se vendían mil panes era como tener un sueldo regular. Yo repartía en las calles de San Miguel, Santa Rosa, Curiñanca, Alvarez de Toledo, Estrella Polar, Carnot, San Joaquín, etc. Las cosas iban en forma regular para mí, pues ayudaba a mi madre y otro poco a mi mismo.

Un día muy temprano (7 de la mañana) estaba gritando frente a las casas ¡el pan, el pan! (era ya costumbre) y sin bajar del carretón, cuando apareció uno de mis amigos: chascón, mechas de clavo, ojos grandes, oscuros, de una tristeza increíble, un rostro que me dolía mirar; tendría unos 8 o 9 años.

-Mi amá dijo que no quiere pan...

Extrañado, lo miré con más atención: parecía a punto de llorar. Le pregunté por qué. Manolito respondió casi en un susurro:
-...es que a mi apá lo despidieron del trabajo y no tenimos ná plata...

-Anda a buscar la bolsa y apúrate... Partió corriendo y volvió al instante, casi contento.Puse las diez marraquetas en la bolsa y le dije a mi amigo que a la hora del almuerzo saliera como de costumbre a buscar el pan...

Manolito tenía los ojos inundados y debí mirar hacia otro lado para no imitarlo.
Esta situación se repitió cuarenta u ochenta veces, no lo puedo precisar, y hubo muchas otras situaciones similares con otras personas.

-Caserito, no tengo plata, no puedo seguir recibiendo su pancito porque usted tiene que pagarlo porque...

-No se preocupe, señora, mientras esté en este carretón, jamás le faltará su pan... Por favor, no se preocupe... yo me las arreglo muy bien...
Y así, muchos casos iguales, terribles, gente desolada...; mujeres, niños, trabajadores cesantes que no tenían culpa alguna de ser pobres...
Y cada atardecer, al término del reparto, uno debía hacer entrega del dinero al contador. Antonio se llamaba.

-Usted, Ordenes, está debiendo como cincuenta mil pesos... Chi, está trayendo muy poco todos los días...

-No se preocupe, Don Toño, ya verá cómo voy saliendo de la deuda...
Y pasaron varios meses. Sólo algunos hombres conseguían trabajo de corto tiempo.Las mujeres salían a buscar empleo y volvían con las manos vacías...
Y llegó el día en que se me vino la estantería abajo...Cuando como de costumbre entré a la panadería, me esperaban don Alberto Callealta, doña Lastenia (antigua amiga íntima del dueño) y una pareja de carabineros... Me hablaron con rudeza:

-Usted está acusado de robar 84 mil pesos...!

La verdad es que era esa una suma demasiado alta y real. Los funcionarios de la ley me dijeron que me llevarían preso... Los otros repartidores miraban un poco compasivos y movían la cabeza, en silencio...

Entonces, pedí que me escucharan.

-Yo no he robado nada. El dinero está en la calle, es decir, me deben esa cantidad, incluso más, y aunque les parezca irracional, es la verdad... No puedo decirle a un niño muerto de hambre que me pague el pan que se comió durante todo el tiempo que su padre está cesante...
No puedo pedirle a las personas mayores porque sé que no tienen... y, perdonen,pero no me arrepiento de haberles entregado el pan durante tanto tiempo...
¿Qué querían que hiciera?
¡Que le dijera a los niños con sus caritas tristes que ya no tendrían su pancito tibio en las mañanas? Tampoco podía dejar sin nada a viejitas tan pobres y desoladas... No soy un monstruo y si por esta razón me llevan a la cárcel, no puedo hacer nada...
A estas alturas mis ojos apenas veían... Pero sí tengo algo más que decir... a usted, don Alberto Callealta, sí, a usted, no se sorprenda, pero usted me debe dinero, sí, me debe dinero... ¿Se le olvidó cuando allá, en su otra panadería, en Independencia 831, usted me despidió por haberle hecho una huelga? En ese tiempo yo aún no cumplía los doce años de edad, pero me quiso pagar el sueldo cuando me quitó el derecho a trabajar, diciéndome que fuera a verlo con mi mamá para pagarme... Le dije que mi madre no me había puesto en ese trabajo...., ¿se acuerda?,que había llegado sólo allí...
Pienso que don Alberto era un hombre justo, pese a todo, casi bueno. Se quedó mirando al vacío durante unos minutos y luego casi murmuró:

-Déjenlo tranquilo, pero ya no habrá carretón ni caballo para él...
Al dejar la panadería alcancé a escuchar a doña Lastenia: "pero si apenas se veía de lo chico y flaco que era y convenció a todos los viejotes para que no trabajaran..."
Media hora después, caminando hacia mi cuarto, recordé el semblante amargo de la señora Clara, la carita de los niños de Curiñanca que cada día, al verme llegar, con el carretón y mi hermoso caballo rosillo, coreaban:

-¡El Carlito, lo ló...!, ¡el Carlito. lo ló...!, ¡el Carlito. lo ló...!
Era como una canción, una canción de muy débiles esperanzas... Y se me vino a la mente mi amigo mechas de clavo, Manolito, que de ahí a varios días, estaría con sus enormes ojitos oscuros mirando por si aparecía el carretón... y después diría, con pena infinita:

-el Carlito no vino otra vez...

Apretando los dientes me eché sobre la cama y me puse a llorar...
Carlos Ordenes Pincheira

3 Agosto 2007 | 08:20 PM

HA MUERTO LA BELLA ELIANA NAVARRO

(Días después de su partida)

Se ha ido la bella Eliana Poesía, porque eso era Eliana Navarro: una real Poesía, sus manos, sus ojos, su voz tan querida, tan suave, armonía pura.
Cómo me duele la partida de esta magnífica exponente de la verdadera poesía, mujer maravillosa que yo adopté como mi madre desde que la conocí en 1961, allá en su casa, tan cordial y tibia con su influjo y el de su querido hombre, de una grandeza increíble, el gran poeta Josè Miguel Vicuña, hoy sumido en el dolor ante el fallecimiento de su amada esposa, madre, hermana, hija, agua dulce que ya no beberá, agua de cristal que atrapaba cielos, con esa sencillez de céfiro oloroso a lejías...

Me abro paso entre mis propias gotas saladas para recordar cuàntas veces luché para que se le concediera el Premio Nacional de Literatura que
con creces merecía: homenajes, recitales, trípticos, cuadernillos, antologías, todo en vano, porque en este país predominan la cobardía, el deshonor, el hijito o compadre de un señor "premio nacional", y entonces se van perdiendo los verdaderos valores y aparecen títeres, imitaciones de poetas, para ser galardonados con dicho premio. No es necesaria la calidad de la obra ni la edad ni nada, sólo vale si es astilla del mismo maldito palo...

Y así se van los mejores poetas sin reconocimiento: Mario Ferrero, Maffud
Massis, Fernando González Urízar, Enrique Lhin, entre otro, y las mujeres siguen relegadas por los dioses comedores de estièrcol: Delia Dominguez, Stella Díaz Varin, Patricia Tejeda, María Silva Ossa, Daisy Bennett, Nina Donoso, y tantas otras que no puedo enumerar en este momento, porque el dolor es grande...

Y a mi madre adoptiva, a mi Eliana Poesía, le pido perdón por ser tan pobre y enfermo, por no poder romper esa odiosa maraña que tienden
sobre su obra los cobardes de siempre, aquellos malditos que han trazado un círculo muy estrecho, un círculo exclusivo para coimeros, corruptos, ladrones, hijos de la Gran Maleza...

Elianita, dulce, bella madre, descansa, no te aflijan las lágrimas de este lobo triste, este hombre, este poeta que se hizo tu hijo porque fuiste lo màs bello y puro que he conocido y que quiere mucho a tus hijos verdade
ros. Hoy he querido decir una palabras simples, pero tengo una tristeza grande y una rabia terrible porque tú también fuiste mordida por los mastines de la Injusticia...

En "La Ciudad que Fue" estoy sintiendo tu voz increíble y el encanto inefable de tu altìsima poesía. Y lo digo una vez más, aunque pasen siglos (si es que los imbéciles no destruyen el planeta) tu poesía estará, sí, como
recién escrita, y será un remanso para las almas perdidas en la bruma..., de un vivir aterrador.

30 Junio 2007 | 10:03 PM

martes, 11 de noviembre de 2008

MARÍA ISABEL PERALTA
1904 - 1926

Enferma, sin remedio, sólo espera: la barca puede ya estar muy cerca: ella, la gran poeta, la que pudo ser la más alta y bella del insomne bosque, tiene y atesora otra faceta del amor; su madre, postrada, enferma también; es amor de sufrimiento, desolación, impotencia feroz, porque nuestra amada poeta sabe que pronto caerán cielos oscurecidos sobre su lacerado cuerpo. La contempla, dolor sobre dolor, le hiere verla tan indefensa, en una cama. Desesperante pesar quizá en la última tarde...

Ahi está su madre, sintiendo que las horas son ásperas y duras como piedras. Inválida, nada puede hacer. Sólo ver a su hija que día a día
se va alejando, alejando.... Sintiendo talvez que sus dolencias son menos severas que las de su hija...

La dulce, hermosa poeta, la que nosotros amamos sin haberla conocido,
le conmueve lo que acontecerá cuando sus ojos se cierren...
Se sienten ya lo pasos en la oscuridad, agoniza; pero ella, la muy querida tuberculosa, sólo piensa en que su madre quedará desamparada tras su injusta partida...

Aún en tales circunstancias, ya muy dolorida, tiene el valor de crear su poesía maravillosa. Y al hacerlo, no hay cansancio, ni sangre derramándose; hay una tristeza inmensa y, también, a veces, siente la
alegría de disfrutar un paisaje, un romper de olas...

María Isabel Peralta, ¿será posible encontrarte en algún rincón pleno de aroma y calma? Te buscaré...

CANTAR

Duéleme el cantar, si canto,
duéleme el reír, si río.
Madre, ¿por qué sufro tanto,
que, hasta el zumo que se exprime
en mi lagar, es amargo?

La herida, recién bierta,
y la ya cicatrizada
que teñida está de rojo,
parece también que sangra.
Me duelen, Madre, me duelen...
¡Estoy toda lacerada!

No hay bálsamo para llagas
ni palabras de milagro.
Ha de írseme la vida
como el perfume del vaso.
Madre, se me va el perfume...
¡Y ni sabrán que he pasado!

NAVE VIEJA

Eres la nave vieja, Madre,
carcomida por el llanto del mar,
yo soy el cable y soy la estiba,
que has de arrastrar, que has de arrastrar...

Cuando disgregue tu costado
el golpe de aguas y la sal,
un mismo cobertor de espumas
nos cubrirá, nos cubrirá...

Siento que muerde el oleaje
mi cable y que lo va a cortar;
pero, si me lo rompe, Madre,
¡Ay! Te hundirás. ¡Ay! Te hundirás...

Tenemos la ilusión de encontrar otros poemas para darlos a conocer. Es
una poeta que no merece ser olvidada jamás. Es un ejemplo de valor que pone muy en alto la entereza de la mujer.
No le demos la razón cuando dice: "Y ni sabrán que he pasado..."

Carlos Ordenes Pincheira

NACIDO Y MALTRATADO EN MI PROPIO PAIS...

Quisiera decir como primera cosa que soy de Santiado, nacido y maltratado aquì desde niño; autodidacta, segùn las crìticas de moros y cristianos soy un excelente poeta.He publicado màs de 20 libros. Pertenezco a la SECH desde 1961. No es poco tiempo.

He querido decir esto para aclarar cierto punto referente a preferencias a poetas de Santiago. En lo que a mi respecta, jamás se me invita a ningùn acto en que participen poetas en recitales, es decir, nunca mi nombre aparece como participante en recitales, en encuentros, en viajes... en nada, en suma.

Hace tiempo (y duranten algunos años) se me dio "permiso" para crear recitales femeninos porque investigué en archivos y bibliotecas la presencia de mujeres en la poesìa chilena, y ni hablar de las llamadas antologías chilenas de poesía, pues estas incluyen (por ejemplo) a 100 poetas hombres y a dos o tres poetas mujeres...

Entonces tuve el honor de demostrar que las mujeres que escriben poesìa son muy numerosas, prueba de ello fue mi primera antologìa: "Mujeres en la poesìa chilena actual", luego publiquè otras dos. Y no pude seguir porque nadie colabora, incluyendo a la mayorìa de las mismas poetas.

Si esto es para patear de rabia e impotencia...
Pero a lo que voy: para que alguien escuche mi poesìa, debo publicar un libro y solicitar el permiso correspondiente para su lanzamiento.

Y vemos cada dìa que invitan a la presentaciòn de fulano o zutano o bien, recitales de poetas bien ponderados por los mismos de siempre y los platos se repiten... Unos a otros se pasan la bola. En vano he reclamado. Y cuando yo reclamo no lo hago con pinzas. Y sin embargo, nada pasa...

Que las filiales se quejen, no me extraña, si la propia Sech central carece de solidaridad, qué pueden esperar? Ah, visitas, eso sì, llegan y son recibidos como encantadores de serpientes y son invitados a almorzar. Alguien se burlò de mi cuando muriò el notable poeta Josè Miguel Vicuña dicièndome que el señor presidente No estarìa en los funerales del poeta porque esta señora pueta lo tenìa invitado a almozar ese mismo dìa en su casa de Valdivia...

Los poetas morimos dos veces, queridos amigos. La mayorìa de nosotros somos ignorados, no tamados en cuenta mientras existimos, cuando morimos nos tiran un par de flores baratas y luego nos matan con la indiferencia y el olvido.

Y de pronto tenemos visitas de poetas extranjeros deconocidos y malos como cefaleas y son atendidos como reyes de la poesìa universal. Y traen a un mamarracho con fama y gastan millones en su estadìa. Y nosotros, los poetas que somos dejados de lado, no tenemos nada, compañeros.

Y hemos estado siempre junto al pueblo, y hemos luchado por su reivindicaciòn...
Pero, como dijo Carlos Pezoa Vèliz: "tras la paletada, nadie dijo nada..."nacido



VALIENTES DE SIEMPRE: LOS ESTUDIANTES...

No cabe duda alguna: cuando los estudiantes dicen: ¡Basta!, es porque empiezan una lucha en contra de leyes absurdas, injustas... No hay otros motivos ni intereses solapados...

Los adultos parecieran no darse cuenta de la importancia de estos movimientos reivindicadores. Valerosos jóvenes que salen a la calle a proclamar su disconformidad, pidiendo cambios sustanciales en la Educación...

La capacidad intelectual no se mide por la edad. Y lo que piden los estudiantes no puede ni debe ser llamado "cosas de niños", pues lo que solicitan está basado en hechos reales, y lo hacen con una concepción clara, vital, madura, inteligente...

En el pasado, en el presente y en el futuro, los estudiantes lucharon, luchan y seguirán luchando siempre por causas justas, y no hay inteligencia ni justicia cuando las autoridades predisponen a Carabineros en contra de las marchas estudiantiles: golpes, chorros de agua y bombas lacrimógenas...

Si esta violencia persiste significará sólo una cosa cierta: ¡que el gobierno dejó hace mucho de ser democrático...!

Carlos Ordenes Pincheira

Salmo por la salud de un amigo
a A. D. M.

he aquí la casa del hombre,
sus bienes son ciervos bermejos pastando entre las nubes

han ofendido su luz
herido por la niebla
dejaron en su alma olores ocres

perseguido
por una jauría de oscuros designios

ratas humanas
han injuriado sus pasos
hasta sacarle enrojecidos llantos

pero hoy -enfermo para regocijo de quienes le odian-
nuestro hermano confía
en las invisibles manos de la Justicia Universal

nada teme
tiene la sabiduría de los árboles petrificados
y el sagrado vuelo
de los pájaros al atardecer

aunque sus enemigos le muerden la mirada
él avanza entre hienas y alimañas

sabe que las bestias disfrazadas de hombres
han de pisar el polvo
en que se convertirán

hemos puesto la fe en la esencia frutal del universo
para que vuelva a erguirse
como el faro que siempre ha sido..
sea

Carlos Ordenes Pincheira

OTRA GRAN POETA SE HA IDO...

Ana Patricia Caruti Ampuero era una poeta extraordinaria, de verso profundo, tallado con una destreza increíble, celosa de la palabra, la cuidaba,
con toda su energìa creadora. Estaba llamada a dar mucho que hablar andan
do el tiempo, eso sì, no en esta era tan maldita donde sòlo prevalecen los tan
famosos "pitutos" y se van pasando la pelota unos a otros, pero siempre dentro de un círculo muy estrecho y muy cerrado...

Como persona era, también, extraordinaria: alegre, optimista, grata de es
cuchar sus palabras tan llenas de amistad, esa amistad que tanto nos cuesta encontrar, esa amistad que es más grande y duradera que ese sen
timiento llamado amor... Es cierto que como éste, también es un invento nuestro, pero al parecer algunos tenemos más fuerza que otros para inventar ambas sensaciones... La Caruti -como yo le decía- era solidaria y su manera de ver y sentir la vida nos contagiaba a todos...

Un día la llamé por teléfono (hacía semanas que no aparecía por la SECH)
y me contestó con la voz un tanto apagada, me siento mal, algo me está pasando... Además, hace ya tiempo que estaba con deseos de no ir màs a la SECH porque he visto un despelote descomunal... Tù insistencia en que
aparezca por allá creo que va a ganar. Primero tengo que hacerme algunos exàmenes y, si no es gran cosa, allá nos veremos...

Llamé dos semanas después y supe que estaba internada en el hospital militar... La fui a ver. Se veía casi bien, faltaban ciertos exámenes más concretos y hondos... A la tercera vez que fui al hospital, su rostro ya no era el mismo. Me dijo que se iba a morir. Le manifesté que eso no sucedería
y que yo sería el primero en irse...Entonces dijo lo siguiente:
-Me voy a morir, Carlos, antes que tú Y estoy segura de eso, aunque aún faltan exámenes... Te hago una apuesta: si muero antes, me dedicas la antología de mujeres...
No con muchos deseos le dije bueno. La fui a ver unas tres veces más. No
podía estar cómoda en ninguna posiciòn. Era mortificante verla moverse de un lado otro con una desesperación terrible...
Recién vine a entender que nuestra querida amiga, nuestra gran poeta, es
taba cerca, muy cerca ya de la muerte... Así sucedió. En la SECH se le rindió un homenaje, y junto a su ataúd -después de llorar- le leì a ella, a mi amiga, este poema escrito al día siguiente de su partida:

ANA PATRICIA CARUTI AMPUERO
(1944 - 2006)

Cierta rara niebla
se extiende en tristeza: se ha apagado
unaámpara inefable,
esa voz
que hablaba de hipocampos y
aldeas azules
donde ciervos de plata
pastaban al amanecer...

Magia de tu alma en cantos adormecida.

La tarde cae envuelta
en manto de palomas grises.
En vano el viento preguntará en las esquinas
por la pastora de musicales rebaños.

Para nuestra humilde felicidad,
alcanzaste
a pulir decenas de piedras preciosas...

Amiga,
hermana del àrbol y el trino,
estaremos pronto contigo
bebiendo mariposas y
sembrando estrellas en los diáfanos caminos...

Este fue mi homenaje a una enorme poeta nuestra y hoy lo entrego a quien quiera leerlo. Sería lindo -pienso- que alguna editorial tuviese una idea genial, de esas ideas que nunca tienen, y publicara su obra completa
para ser difundida a los cuatro vientos. Ya sè que esto es soñar. He venido a mostrar las heridas de los pueblos y también a valorar los teso
ros de la naturaleza. Y uno de esos tesoros es precisamente la poesía de
Ana Patricia Caruti Ampuero...
La antología poética femenina "El Libro de la Lluvia" està dedicada a ella...

Carlos Ordenes Pincheira

27 Agosto 2007 | 02:31 AM

ENMUDECIO EL GRAN POETA JOSE MIGUEL VICUÑA...

El firmamento lloraba cuando nuestro gran poeta partió hacia las regiones dulces del silencio. Pero lloraba por nosotros que ya no tendriamos su cálida, afable, solidaridad.
Amigo maravilloso, poeta extraordinario, cuya obra es una de las mejores de todos los tiempos, sin duda alguna, de gran profundidad, visionaria, maciza.
Cerebro y corazón amalgamados, propio de un alma grande.

Obra poética digna de todo elogio que, para variar, no fue reconocida con el Premio Nacional, merecido desde muchos años atrás. Nunca fue del gusto de los mamarrachos que jugaban (y juegan (a ser entendidos como jurado), fueron y son los césares de cartón, los que siempre apuntaron con sus inmundos dedos hacia abajo...
Muchos de ellos ya son polvo, pero polvo amarillento, son nada mas y nada menos que minusculas porciones excrementales... Y tambien lo serán los actuales, pues, son sordos, ciegos y mudos, como los anteriores...

Asi, de manera sucia y cobarde fueron ignorados la gran Eliana Navarro, su amada esposa, y nuestro enorme poeta Jose Miguel Vicuña...

Si, amaneció mojada en pena la mañana, pero antes que sus restos mortales fuesen sepultados, la Naturaleza esbozo una frutal sonrisa porque recibia a uno de sus hijos mejores...

En lo personal, tiendo a pensar en un mundo espiritual, en una materia sutil, y me gusta creerlo y sentir que en una esquina arrebolada y orlada de flores, la dulce Eliana está
esperando a su poeta y juntos irán por rutas de ensueño bendecidos por un amor inmenso...

Puede que esté un tanto triste porque ya no los veré, aunque confío en que nos reuniremos en esas célicas mansiones para seguir viviendo en poesía.
Doy gracias a la naturaleza por haber tenido el privilegio de haber sido amigo de los dos seres mas bellos que he conocido en este caminar...


.

...

viernes, 7 de noviembre de 2008

LA SORPRENDENTE POETA JUANY ROJAS CASTRO

JUANY ROJAS CASTRO

"Espejismos en la pampa" es el título de un nuevo libro de Juany Rojas, bellamente editado por
"Semejanza", una de las mejores editoriales del país. Reconforta y alegra leer estos poemas porque salta a la vista la enorme calidad de las poetas chilenas. lo cual viene a darnos la razón cuando afirmábamos que la poesía de mujeres y hombres están a la par Tiempo atrás -no hace mucho-, comentamos el anterior libro de esta excelente poeta ("Quehaceres"), cuya lectura nos dejó gratamente impresionados y admirados por el manejo de las palabras con imágenes de formidable belleza.
Hoy tenemos la suerte de imaginarnos un viaje hacia el norte chileno con la sabia conducción de Juany Rojas que nació precisamente en la oficina salitrera Pedro de Valdivia.
"Desflorada tierra mía
dicen que moriré de negros caballos
galopando en mi corazón al verte
pero muero
de caliche orando en mi memoria
de pampinos hincados en mi boca

muero
de no verte"

La autora nos conduce por caminos vírgenes hacia el tiempo en que ella era una niña con sueños niños y miradas de ángeles vestidos de salitre...
En versos bien labrados aparece el desierto de Atacama como un gigante dormido, tendido y acariciado por cielos rojos y abrasadores...
Ese norte noble y su generosa tierra presentes en la memoria:

"Qué importa que el cielo te haya elegido
para desangrarse
si siempre fuiste curtida al rojo vivo
Qué importa que parieras tantas hijas
fértiles salitreras
que en tiempo de esplendor sustentaron a la patria
si las dejaron morir una a una

Ese llanto de puertas sin casa
el cabizbajo silencio de tus molinos
y los pequeños zapatos fantasmas
rondando tus escuelas
que importan
si el país te reniega de la memoria"

Aparece el río Loa y su cargamento de cielos y estrellas dormidas, abuelos, padres, hermanos, amigos, todo ello conformando un panorama de raíces y recuerdos.
Juany Rojas, con magia, ternura y calidad de poeta grande, nos emociona con este cantar.
¡Que todos los caminos se iluminen...!

JUANY ROJAS CASTRO

lunes, 3 de noviembre de 2008

LA MAS BELLA DE LAS POETAS ACTUALES

AMANDA FULLER

Es indudable que Amanda Fuller es una de las poetas cuyo sitial es altísimo en el gran bosque de la poesía. Nunca le vemos hacer alarde de sus bellas cualidades, lo que nos revela a una mujer silenciosa en su quehacer poético, no pide ni le debe a nadie su particular forma de escribir. Las
imágenes se suceden armoniosas y hay una suerte de embrujo en cada verso. No podemos dejar de lado esta joya de Amanda:

"Esta rosa que me mira
entre postigos de ámbar
diadema de los sentidos
aureola de fragancia:
Esta rosa que me mira
conmoviendo las ideas
es un espejo que trae
el ayer de la nostalgia.
La infancia estira raíces
que permanecen intactas
inscriben su filigrana
como en el árbol el tiempo
abre un patio en la conciencia
poblándola de recuerdos:
Esta rosa que me mira
es como una campanada
cuando la tarde se adentra
en su frazada de sombras.
En pétalos la mirada
amasa su abecedario."

Así se nos muestra esta poeta con su riqueza verbal y su cuidadosa forma de ir distribuyendo las palabras, sin caer en los epítetos tan en boga en las nuevas hornadas.
"Troquel de sombras" es un libro que atrae, que subyuga por su contenido y su forma. En esta obra se vislumbra nítida la imagen de la infancia y con ella vuelven a cobrar vida calles, vientos, colores y aromas que deslumbraron sus ojos, la casa, el patio poblado de sus primeras ilusiones, sus primeros tropiezos. Es un viaje a la infancia donde seres y cosas quisieran volver a ser como eran, la nostalgia de la poeta acarrea tales recuerdos como brillantes perdidos sobre la hierba de tiempos pasados pero siempre resplandecientes.
Hemos seleccionado este poema porque en él está reflejado el sentir profundo de la autora:


HACIA EL "BAJO"CHILLÁN VIEJO

Mientras la niebla enjoya
el rosado fulgor de las camelias
caminamos al "Bajo" Chillán Viejo.
Reconocen mis pies los cristales
antiguos de la escarcha
la trizadura inaugurada
desde el asombro transparente.
Sobrevive el molino a tanta tempestad
golpes de tierra, heredad centenaria
y hasta la tecnología que ha reemplazado
su música de aguas por el golpe de amperios.
Desde allí corro abajo
en la rueda del viento
hoy es apenas un vaivén geográfico
que ayer era el "alto" de los vuelos
se ha gastado la tierra de tanta caminata.
Busco en la zarzamora los tesoros de entonces:
niños, enjambres, multitud de jazmines,
cerezos del paraíso, naranjos perfumados
collares de "coral" hilando un cosmos
escarlata, entre agrietados cercos.
Chillán Viejo de espalda fracturada
conserva un antifaz de anciano digno
en golpe de miradas nos abre un cartapacio
donde el polvo amarillo se funde con su llaga.
Antiguos parronales me saludan
en sierpes retorcidas que se hilachan
el río ya no existe, alguien cegó su ojo
de cristal, encementó sus venas
anudó el puente mágico de cuitas y vértigos.
Avida de ellas escudriño, árbol por árbol,
piedras, muros, umbrales soterrados,
algún juguete que rozó la infancia
ecos de mi voz en los recodos
y de aquellas otras voces que ansío rescatar
entre escombros y grietas, cemento y más ayer.
Al regresar me llevo unas magnolias
atadas en la esquina de un pañuelo
no quiero ¡oh Dios! que se me escape
el vuelo torrencial de los recuerdos.

Así es la poesía de Amanda Fuller, sin altavoces, diáfana, rica en contenido y en estructura. Es caminar bajo luces mágicas por estas páginas tan llenas de amor y añoranzas. Poesía que conmueve y fascina.

Carlos Ordenes Pincheira

viernes, 31 de octubre de 2008

SAVIA NUEVA EN LA POESIA FEMENINA...

La savia nueva que llega hoy al gran bosque de la poesía chilena se ve realzada con esta obra que sorprende por su estructura y su sentir alma adentro. Asombra la pulcritud de su lenguaje: no hay torceduras ni salidas fáciles. Es natural como lo es el agua entre pedernales:

"Aún estamos
los que descubrimos espejos refulgentes
en los charcos de calles
llovidas de piedras
Somos los que construímos
en un abrir de ojos
las fastuosas casonas del barrio Brasil
que se van derramando
con mi ahogado pueblo..."

"Frágil" es el título del libro, el primero de Ximena Troncoso y, por tanto, era posible tropezarnos con arrecifes y otros elementos ripiosos. A poco andar en la lectura hemos quedado gratamente impresionados. No parece un primer libro, es, mejor dicho, una madurez poética vigorosa de la
autora que llega con bellas lámparas al gran bosque de la Poesía.

"He subido por una huella de tréboles
intento despojar la historia de un corazón herido
sublimando la suave caricia de la mañana
De vez en cuando engaño a la especie
para no sentir que la posesión traiciona

Transgredir el pensamiento
soportar la oscuridad del que lo quiere todo
para imaginar un momento que no existe

No es posible violar los signos
Mi imagen no tiene forma de trébol
prefiere buscar entre hojas solitarias
el rocío tierno del despertar..."

Es un quehacer de verdadera poeta, sin máscara: se desnuda frente al crepúsculo de su yo superior y día tras día va procurando su mejor entrega: su propia alma vertiendo sus sentires que caen sobre la página convertidos en gemas.

"Caricias de codos y rodillas estremecen los sentidos
El pensamento se eleva
la carne
la imagen
otros tiempos
Un ácido encuentro de olores
desmitifica la huella extraña
de cabellos oscuros
No ha sido fácil reconocerme en otro ser
en otra piel
No ha sido fácil

Ximena troncoso es una gran promesa que viene a confirmar la calidad -no la fragilidad- de las mujeres poetas, tan dejadas de lado por quienes carecen de ojos ante la gran poesía femenina.

Carlos Ordenes Pincheira

miércoles, 18 de junio de 2008

LA MARAVILLOSA ELIANA NAVARRO

ELIANA NAVARRO
1920 - 2006

BARCAROLA

Como el sol,
y nos rodeaban.
Como El mar,
y nos rodeaban.
Iban cerrándose en finos círculos
y de todos los seres nos alejaban.

Quríamos huir. Nos estrechaban.
Gaviota, sal, orla de espumas,
música bárbara.
Las manos no eran manos.
Eran coral o llama.
El silencio se hacía predilecto.
La voz no contenía la palabra.

Acaso alguna vez volvamos
a encontrarlos,
-como el sol
como de llanto.
los círculos del sueño,
y nos parecerá que no existieron,
que fueron sólo una mirada,
la huella de la espuma
que la ola dejo sobre la playa.

SOMBRA

Va surgiendo la sombra sobre la tierra inerte.
En el valle silente hay un temblor de frío,
mientras cunde entre el bosque una angustia de muerte
y una quietud extraña se cierne sobre el río.

Los álamos elevan, cual fantasmas gigantes,
crispados de dolor, los brazos ateridos,
y en ademanes trágicos, mudos y suplicantes,
los matojos huraños son enanos dormidos.

Va surgiendo en mi alma una angustia indecible...
En la penumbra amiga siento que alguien me nombra:
Siempre esa voz extraña, dulce e imperceptible.
Una voz, un recuerdo... Siempre, siempre la sombra.

SALMO

Aquí, junto a esta puerta,
aquí llamo llorando.
Aquí sin cuerpo llego,
perdida de mi misma,
perdida de mis pasos,
de mi voz, de mi alma,
con un sabor de muerte
entre los labios.

Y tú tienes un verbo sin palabras,
una luz cegadora,
una sombra que es áspera,
un hálito de nieve,
un tiempo todo llagas.
Y estoy aquí llamándote,
como la frágil caña
cuya ceniza un soplo desparrama.

LA FLOR DE LA MONTAÑA
a mi hermana Raquel

He mirado la flor de la montaña
solitaria crecer en la espesura,
única en el fulgor de su dulzura,
dócil al sol, rebelde a la cizaña.

La sierra de alma bárbara y huraña
al sentirla nacer, se transfigura,
como si en esa frágil estructura
ardiera todo el fuego de su entraña.

La envuelve el viento en lumbre de pureza.
El agua que la besa es más profunda.
Todo se hace más hondo en su belleza.

Nacida desde el sol en alto vuelo,
un hálito de ensueño la circunda:
junto a su cáliz se detiene el cielo.

ELIANA NAVARRO