Últimas Entradas Publicadas ----------------------------------------

martes, 11 de noviembre de 2008

MARÍA ISABEL PERALTA
1904 - 1926

Enferma, sin remedio, sólo espera: la barca puede ya estar muy cerca: ella, la gran poeta, la que pudo ser la más alta y bella del insomne bosque, tiene y atesora otra faceta del amor; su madre, postrada, enferma también; es amor de sufrimiento, desolación, impotencia feroz, porque nuestra amada poeta sabe que pronto caerán cielos oscurecidos sobre su lacerado cuerpo. La contempla, dolor sobre dolor, le hiere verla tan indefensa, en una cama. Desesperante pesar quizá en la última tarde...

Ahi está su madre, sintiendo que las horas son ásperas y duras como piedras. Inválida, nada puede hacer. Sólo ver a su hija que día a día
se va alejando, alejando.... Sintiendo talvez que sus dolencias son menos severas que las de su hija...

La dulce, hermosa poeta, la que nosotros amamos sin haberla conocido,
le conmueve lo que acontecerá cuando sus ojos se cierren...
Se sienten ya lo pasos en la oscuridad, agoniza; pero ella, la muy querida tuberculosa, sólo piensa en que su madre quedará desamparada tras su injusta partida...

Aún en tales circunstancias, ya muy dolorida, tiene el valor de crear su poesía maravillosa. Y al hacerlo, no hay cansancio, ni sangre derramándose; hay una tristeza inmensa y, también, a veces, siente la
alegría de disfrutar un paisaje, un romper de olas...

María Isabel Peralta, ¿será posible encontrarte en algún rincón pleno de aroma y calma? Te buscaré...

CANTAR

Duéleme el cantar, si canto,
duéleme el reír, si río.
Madre, ¿por qué sufro tanto,
que, hasta el zumo que se exprime
en mi lagar, es amargo?

La herida, recién bierta,
y la ya cicatrizada
que teñida está de rojo,
parece también que sangra.
Me duelen, Madre, me duelen...
¡Estoy toda lacerada!

No hay bálsamo para llagas
ni palabras de milagro.
Ha de írseme la vida
como el perfume del vaso.
Madre, se me va el perfume...
¡Y ni sabrán que he pasado!

NAVE VIEJA

Eres la nave vieja, Madre,
carcomida por el llanto del mar,
yo soy el cable y soy la estiba,
que has de arrastrar, que has de arrastrar...

Cuando disgregue tu costado
el golpe de aguas y la sal,
un mismo cobertor de espumas
nos cubrirá, nos cubrirá...

Siento que muerde el oleaje
mi cable y que lo va a cortar;
pero, si me lo rompe, Madre,
¡Ay! Te hundirás. ¡Ay! Te hundirás...

Tenemos la ilusión de encontrar otros poemas para darlos a conocer. Es
una poeta que no merece ser olvidada jamás. Es un ejemplo de valor que pone muy en alto la entereza de la mujer.
No le demos la razón cuando dice: "Y ni sabrán que he pasado..."

Carlos Ordenes Pincheira

NACIDO Y MALTRATADO EN MI PROPIO PAIS...

Quisiera decir como primera cosa que soy de Santiado, nacido y maltratado aquì desde niño; autodidacta, segùn las crìticas de moros y cristianos soy un excelente poeta.He publicado màs de 20 libros. Pertenezco a la SECH desde 1961. No es poco tiempo.

He querido decir esto para aclarar cierto punto referente a preferencias a poetas de Santiago. En lo que a mi respecta, jamás se me invita a ningùn acto en que participen poetas en recitales, es decir, nunca mi nombre aparece como participante en recitales, en encuentros, en viajes... en nada, en suma.

Hace tiempo (y duranten algunos años) se me dio "permiso" para crear recitales femeninos porque investigué en archivos y bibliotecas la presencia de mujeres en la poesìa chilena, y ni hablar de las llamadas antologías chilenas de poesía, pues estas incluyen (por ejemplo) a 100 poetas hombres y a dos o tres poetas mujeres...

Entonces tuve el honor de demostrar que las mujeres que escriben poesìa son muy numerosas, prueba de ello fue mi primera antologìa: "Mujeres en la poesìa chilena actual", luego publiquè otras dos. Y no pude seguir porque nadie colabora, incluyendo a la mayorìa de las mismas poetas.

Si esto es para patear de rabia e impotencia...
Pero a lo que voy: para que alguien escuche mi poesìa, debo publicar un libro y solicitar el permiso correspondiente para su lanzamiento.

Y vemos cada dìa que invitan a la presentaciòn de fulano o zutano o bien, recitales de poetas bien ponderados por los mismos de siempre y los platos se repiten... Unos a otros se pasan la bola. En vano he reclamado. Y cuando yo reclamo no lo hago con pinzas. Y sin embargo, nada pasa...

Que las filiales se quejen, no me extraña, si la propia Sech central carece de solidaridad, qué pueden esperar? Ah, visitas, eso sì, llegan y son recibidos como encantadores de serpientes y son invitados a almorzar. Alguien se burlò de mi cuando muriò el notable poeta Josè Miguel Vicuña dicièndome que el señor presidente No estarìa en los funerales del poeta porque esta señora pueta lo tenìa invitado a almozar ese mismo dìa en su casa de Valdivia...

Los poetas morimos dos veces, queridos amigos. La mayorìa de nosotros somos ignorados, no tamados en cuenta mientras existimos, cuando morimos nos tiran un par de flores baratas y luego nos matan con la indiferencia y el olvido.

Y de pronto tenemos visitas de poetas extranjeros deconocidos y malos como cefaleas y son atendidos como reyes de la poesìa universal. Y traen a un mamarracho con fama y gastan millones en su estadìa. Y nosotros, los poetas que somos dejados de lado, no tenemos nada, compañeros.

Y hemos estado siempre junto al pueblo, y hemos luchado por su reivindicaciòn...
Pero, como dijo Carlos Pezoa Vèliz: "tras la paletada, nadie dijo nada..."nacido



VALIENTES DE SIEMPRE: LOS ESTUDIANTES...

No cabe duda alguna: cuando los estudiantes dicen: ¡Basta!, es porque empiezan una lucha en contra de leyes absurdas, injustas... No hay otros motivos ni intereses solapados...

Los adultos parecieran no darse cuenta de la importancia de estos movimientos reivindicadores. Valerosos jóvenes que salen a la calle a proclamar su disconformidad, pidiendo cambios sustanciales en la Educación...

La capacidad intelectual no se mide por la edad. Y lo que piden los estudiantes no puede ni debe ser llamado "cosas de niños", pues lo que solicitan está basado en hechos reales, y lo hacen con una concepción clara, vital, madura, inteligente...

En el pasado, en el presente y en el futuro, los estudiantes lucharon, luchan y seguirán luchando siempre por causas justas, y no hay inteligencia ni justicia cuando las autoridades predisponen a Carabineros en contra de las marchas estudiantiles: golpes, chorros de agua y bombas lacrimógenas...

Si esta violencia persiste significará sólo una cosa cierta: ¡que el gobierno dejó hace mucho de ser democrático...!

Carlos Ordenes Pincheira

Salmo por la salud de un amigo
a A. D. M.

he aquí la casa del hombre,
sus bienes son ciervos bermejos pastando entre las nubes

han ofendido su luz
herido por la niebla
dejaron en su alma olores ocres

perseguido
por una jauría de oscuros designios

ratas humanas
han injuriado sus pasos
hasta sacarle enrojecidos llantos

pero hoy -enfermo para regocijo de quienes le odian-
nuestro hermano confía
en las invisibles manos de la Justicia Universal

nada teme
tiene la sabiduría de los árboles petrificados
y el sagrado vuelo
de los pájaros al atardecer

aunque sus enemigos le muerden la mirada
él avanza entre hienas y alimañas

sabe que las bestias disfrazadas de hombres
han de pisar el polvo
en que se convertirán

hemos puesto la fe en la esencia frutal del universo
para que vuelva a erguirse
como el faro que siempre ha sido..
sea

Carlos Ordenes Pincheira

OTRA GRAN POETA SE HA IDO...

Ana Patricia Caruti Ampuero era una poeta extraordinaria, de verso profundo, tallado con una destreza increíble, celosa de la palabra, la cuidaba,
con toda su energìa creadora. Estaba llamada a dar mucho que hablar andan
do el tiempo, eso sì, no en esta era tan maldita donde sòlo prevalecen los tan
famosos "pitutos" y se van pasando la pelota unos a otros, pero siempre dentro de un círculo muy estrecho y muy cerrado...

Como persona era, también, extraordinaria: alegre, optimista, grata de es
cuchar sus palabras tan llenas de amistad, esa amistad que tanto nos cuesta encontrar, esa amistad que es más grande y duradera que ese sen
timiento llamado amor... Es cierto que como éste, también es un invento nuestro, pero al parecer algunos tenemos más fuerza que otros para inventar ambas sensaciones... La Caruti -como yo le decía- era solidaria y su manera de ver y sentir la vida nos contagiaba a todos...

Un día la llamé por teléfono (hacía semanas que no aparecía por la SECH)
y me contestó con la voz un tanto apagada, me siento mal, algo me está pasando... Además, hace ya tiempo que estaba con deseos de no ir màs a la SECH porque he visto un despelote descomunal... Tù insistencia en que
aparezca por allá creo que va a ganar. Primero tengo que hacerme algunos exàmenes y, si no es gran cosa, allá nos veremos...

Llamé dos semanas después y supe que estaba internada en el hospital militar... La fui a ver. Se veía casi bien, faltaban ciertos exámenes más concretos y hondos... A la tercera vez que fui al hospital, su rostro ya no era el mismo. Me dijo que se iba a morir. Le manifesté que eso no sucedería
y que yo sería el primero en irse...Entonces dijo lo siguiente:
-Me voy a morir, Carlos, antes que tú Y estoy segura de eso, aunque aún faltan exámenes... Te hago una apuesta: si muero antes, me dedicas la antología de mujeres...
No con muchos deseos le dije bueno. La fui a ver unas tres veces más. No
podía estar cómoda en ninguna posiciòn. Era mortificante verla moverse de un lado otro con una desesperación terrible...
Recién vine a entender que nuestra querida amiga, nuestra gran poeta, es
taba cerca, muy cerca ya de la muerte... Así sucedió. En la SECH se le rindió un homenaje, y junto a su ataúd -después de llorar- le leì a ella, a mi amiga, este poema escrito al día siguiente de su partida:

ANA PATRICIA CARUTI AMPUERO
(1944 - 2006)

Cierta rara niebla
se extiende en tristeza: se ha apagado
unaámpara inefable,
esa voz
que hablaba de hipocampos y
aldeas azules
donde ciervos de plata
pastaban al amanecer...

Magia de tu alma en cantos adormecida.

La tarde cae envuelta
en manto de palomas grises.
En vano el viento preguntará en las esquinas
por la pastora de musicales rebaños.

Para nuestra humilde felicidad,
alcanzaste
a pulir decenas de piedras preciosas...

Amiga,
hermana del àrbol y el trino,
estaremos pronto contigo
bebiendo mariposas y
sembrando estrellas en los diáfanos caminos...

Este fue mi homenaje a una enorme poeta nuestra y hoy lo entrego a quien quiera leerlo. Sería lindo -pienso- que alguna editorial tuviese una idea genial, de esas ideas que nunca tienen, y publicara su obra completa
para ser difundida a los cuatro vientos. Ya sè que esto es soñar. He venido a mostrar las heridas de los pueblos y también a valorar los teso
ros de la naturaleza. Y uno de esos tesoros es precisamente la poesía de
Ana Patricia Caruti Ampuero...
La antología poética femenina "El Libro de la Lluvia" està dedicada a ella...

Carlos Ordenes Pincheira

27 Agosto 2007 | 02:31 AM

ENMUDECIO EL GRAN POETA JOSE MIGUEL VICUÑA...

El firmamento lloraba cuando nuestro gran poeta partió hacia las regiones dulces del silencio. Pero lloraba por nosotros que ya no tendriamos su cálida, afable, solidaridad.
Amigo maravilloso, poeta extraordinario, cuya obra es una de las mejores de todos los tiempos, sin duda alguna, de gran profundidad, visionaria, maciza.
Cerebro y corazón amalgamados, propio de un alma grande.

Obra poética digna de todo elogio que, para variar, no fue reconocida con el Premio Nacional, merecido desde muchos años atrás. Nunca fue del gusto de los mamarrachos que jugaban (y juegan (a ser entendidos como jurado), fueron y son los césares de cartón, los que siempre apuntaron con sus inmundos dedos hacia abajo...
Muchos de ellos ya son polvo, pero polvo amarillento, son nada mas y nada menos que minusculas porciones excrementales... Y tambien lo serán los actuales, pues, son sordos, ciegos y mudos, como los anteriores...

Asi, de manera sucia y cobarde fueron ignorados la gran Eliana Navarro, su amada esposa, y nuestro enorme poeta Jose Miguel Vicuña...

Si, amaneció mojada en pena la mañana, pero antes que sus restos mortales fuesen sepultados, la Naturaleza esbozo una frutal sonrisa porque recibia a uno de sus hijos mejores...

En lo personal, tiendo a pensar en un mundo espiritual, en una materia sutil, y me gusta creerlo y sentir que en una esquina arrebolada y orlada de flores, la dulce Eliana está
esperando a su poeta y juntos irán por rutas de ensueño bendecidos por un amor inmenso...

Puede que esté un tanto triste porque ya no los veré, aunque confío en que nos reuniremos en esas célicas mansiones para seguir viviendo en poesía.
Doy gracias a la naturaleza por haber tenido el privilegio de haber sido amigo de los dos seres mas bellos que he conocido en este caminar...


.

...

viernes, 7 de noviembre de 2008

LA SORPRENDENTE POETA JUANY ROJAS CASTRO

JUANY ROJAS CASTRO

"Espejismos en la pampa" es el título de un nuevo libro de Juany Rojas, bellamente editado por
"Semejanza", una de las mejores editoriales del país. Reconforta y alegra leer estos poemas porque salta a la vista la enorme calidad de las poetas chilenas. lo cual viene a darnos la razón cuando afirmábamos que la poesía de mujeres y hombres están a la par Tiempo atrás -no hace mucho-, comentamos el anterior libro de esta excelente poeta ("Quehaceres"), cuya lectura nos dejó gratamente impresionados y admirados por el manejo de las palabras con imágenes de formidable belleza.
Hoy tenemos la suerte de imaginarnos un viaje hacia el norte chileno con la sabia conducción de Juany Rojas que nació precisamente en la oficina salitrera Pedro de Valdivia.
"Desflorada tierra mía
dicen que moriré de negros caballos
galopando en mi corazón al verte
pero muero
de caliche orando en mi memoria
de pampinos hincados en mi boca

muero
de no verte"

La autora nos conduce por caminos vírgenes hacia el tiempo en que ella era una niña con sueños niños y miradas de ángeles vestidos de salitre...
En versos bien labrados aparece el desierto de Atacama como un gigante dormido, tendido y acariciado por cielos rojos y abrasadores...
Ese norte noble y su generosa tierra presentes en la memoria:

"Qué importa que el cielo te haya elegido
para desangrarse
si siempre fuiste curtida al rojo vivo
Qué importa que parieras tantas hijas
fértiles salitreras
que en tiempo de esplendor sustentaron a la patria
si las dejaron morir una a una

Ese llanto de puertas sin casa
el cabizbajo silencio de tus molinos
y los pequeños zapatos fantasmas
rondando tus escuelas
que importan
si el país te reniega de la memoria"

Aparece el río Loa y su cargamento de cielos y estrellas dormidas, abuelos, padres, hermanos, amigos, todo ello conformando un panorama de raíces y recuerdos.
Juany Rojas, con magia, ternura y calidad de poeta grande, nos emociona con este cantar.
¡Que todos los caminos se iluminen...!

JUANY ROJAS CASTRO

lunes, 3 de noviembre de 2008

LA MAS BELLA DE LAS POETAS ACTUALES

AMANDA FULLER

Es indudable que Amanda Fuller es una de las poetas cuyo sitial es altísimo en el gran bosque de la poesía. Nunca le vemos hacer alarde de sus bellas cualidades, lo que nos revela a una mujer silenciosa en su quehacer poético, no pide ni le debe a nadie su particular forma de escribir. Las
imágenes se suceden armoniosas y hay una suerte de embrujo en cada verso. No podemos dejar de lado esta joya de Amanda:

"Esta rosa que me mira
entre postigos de ámbar
diadema de los sentidos
aureola de fragancia:
Esta rosa que me mira
conmoviendo las ideas
es un espejo que trae
el ayer de la nostalgia.
La infancia estira raíces
que permanecen intactas
inscriben su filigrana
como en el árbol el tiempo
abre un patio en la conciencia
poblándola de recuerdos:
Esta rosa que me mira
es como una campanada
cuando la tarde se adentra
en su frazada de sombras.
En pétalos la mirada
amasa su abecedario."

Así se nos muestra esta poeta con su riqueza verbal y su cuidadosa forma de ir distribuyendo las palabras, sin caer en los epítetos tan en boga en las nuevas hornadas.
"Troquel de sombras" es un libro que atrae, que subyuga por su contenido y su forma. En esta obra se vislumbra nítida la imagen de la infancia y con ella vuelven a cobrar vida calles, vientos, colores y aromas que deslumbraron sus ojos, la casa, el patio poblado de sus primeras ilusiones, sus primeros tropiezos. Es un viaje a la infancia donde seres y cosas quisieran volver a ser como eran, la nostalgia de la poeta acarrea tales recuerdos como brillantes perdidos sobre la hierba de tiempos pasados pero siempre resplandecientes.
Hemos seleccionado este poema porque en él está reflejado el sentir profundo de la autora:


HACIA EL "BAJO"CHILLÁN VIEJO

Mientras la niebla enjoya
el rosado fulgor de las camelias
caminamos al "Bajo" Chillán Viejo.
Reconocen mis pies los cristales
antiguos de la escarcha
la trizadura inaugurada
desde el asombro transparente.
Sobrevive el molino a tanta tempestad
golpes de tierra, heredad centenaria
y hasta la tecnología que ha reemplazado
su música de aguas por el golpe de amperios.
Desde allí corro abajo
en la rueda del viento
hoy es apenas un vaivén geográfico
que ayer era el "alto" de los vuelos
se ha gastado la tierra de tanta caminata.
Busco en la zarzamora los tesoros de entonces:
niños, enjambres, multitud de jazmines,
cerezos del paraíso, naranjos perfumados
collares de "coral" hilando un cosmos
escarlata, entre agrietados cercos.
Chillán Viejo de espalda fracturada
conserva un antifaz de anciano digno
en golpe de miradas nos abre un cartapacio
donde el polvo amarillo se funde con su llaga.
Antiguos parronales me saludan
en sierpes retorcidas que se hilachan
el río ya no existe, alguien cegó su ojo
de cristal, encementó sus venas
anudó el puente mágico de cuitas y vértigos.
Avida de ellas escudriño, árbol por árbol,
piedras, muros, umbrales soterrados,
algún juguete que rozó la infancia
ecos de mi voz en los recodos
y de aquellas otras voces que ansío rescatar
entre escombros y grietas, cemento y más ayer.
Al regresar me llevo unas magnolias
atadas en la esquina de un pañuelo
no quiero ¡oh Dios! que se me escape
el vuelo torrencial de los recuerdos.

Así es la poesía de Amanda Fuller, sin altavoces, diáfana, rica en contenido y en estructura. Es caminar bajo luces mágicas por estas páginas tan llenas de amor y añoranzas. Poesía que conmueve y fascina.

Carlos Ordenes Pincheira