Últimas Entradas Publicadas ----------------------------------------

lunes, 8 de marzo de 2010

ELIANA NAVARRO

ELIANA NAVARRO
(1920 – 2006)

lluvia en la noche, delicada y altísima, como su autora tan plena de encanto y poesía...
Lluvia dulce trayendo rostros y entornos casi olvidados, pero siempre queridos...
Eliana Poesía puede deshacer el llanto con sus cristales de músicas invioladas y dejar en el pecho las voces de plata de un tiempo hermoso y verdadero...
Incluimos “Las Nubes”, pues son las mensajeras de la lluvia.

LLUVIA

Noche, cristal del sueño,
en tu espejo profundo
busco tu rostro,
como si lo buscara en el misterio
y mi solaansiedad pudiera dibujarlo
rutilante en la sombra,
sobre el nocturno cielo.

Apoyo la mejilla en el cristal
y la lluvia,
la lluvia de reciente algarabía,
con olor de alga joven,
me trae voces olvidadas.

Quiero sentir su roce fresco.
Despertar, despertar de la tiniebla,
liberarme del llanto,
de los rostros que inventan los fantasmas.
De las voces que suenan como un eco,
de los pasos que tejo en el silencio
y prenderme en esas voces,
a esas risueñas voces
que cantan con la lluvia.

LAS NUBES

Deja tocarte, cielo,
ver tus altos torreones incendiados.
Tus arc´ñangeles de oro, tus fantásticos potros elásticos, deshechos,
galopando en riveras verde jade,
en arenas bermejas o en amarillo Van Gogh.

Así, tendida sobreel musmo,
contemplándote
yo no siento el cansancio del día fragoroso.
Con tus ingenuos prínciopes me yergo.
Desfallezco,
me dejo conducir en el viento profundo.

Pero ya no son príncipes, son naves,
las inauditas naves veleras, argentadas,
con sus extraños nombres balbucidos,
las presurosas naves de mi infancia:
Corinto. Agamenón!
Y es el rumor del mar,
el prodigioso idioma de llanto y arrecifes,
el rumor insondable:
humedecidos remos fulguran, se deshacen:
y es el rumor del mar, que sube de los árboles,
del mar y sus lejanas campanas de cristal,
del mar y su nostalgia, y su sollozo-espuma.

La lavandera aprende mi secreto:
Mira el cielo sonriendo
mientras sus manos baten
arreboles de nubes y de jabón. En la ventana, sólo queda
la dulce, restaurada cabeza de la abuela.
El ángel de la noche suena su corno de ámbar.
Oscuros galgos vaporosos,
mastines de anchas fauces sombrías aparecen.
Los arqueros del sol lanzan sus flechas rojas.
Las piedras de sus hondas, multicolores nacen,
mueren grises.
Cierro los ojos antes que la sombra
deshaga mis castillos, mis corceles,
mis atrevidos príncipes con penachos de llamas.
Quiero guardarme su visión eterna.
No me la robe el viento- No la borre la bruma.

2 comentarios:

Diego de la Noche dijo...

Una de las más importantes poetas chilenas.Muchos le han situado al lado de Gabriela Mistral. Una poeta de lenguaje dulce, un poco triste,
su alma exquisita llenaba todos los espacios. Es una poesía que nunca decaerá en prestancia y calidad.
Desde este rincón anónimo le digo:
Eliana Poesía, mamá,tengo la
certeza que nos volveremos a encontrar.Y me enseñarás caminos que no he conocido jamás...

Diego de la Noche dijo...

Una de las más importantes poetas chilenas.Muchos le han situado al lado de Gabriela Mistral. Una poeta de lenguaje dulce, un poco triste,
su alma exquisita llenaba todos los espacios. Es una poesía que nunca decaerá en prestancia y calidad.
Desde este rincón anónimo le digo:
Eliana Poesía, mamá,tengo la
certeza que nos volveremos a encontrar.Y me enseñarás caminos que no he conocido jamás...