Últimas Entradas Publicadas ----------------------------------------

miércoles, 24 de marzo de 2010

LA POESÍA DE NOZAROC ZILEFNI

LA POESÍA DE NOZAROC ZILEFNI


NIÑO AMARGO

No debo crecer
-le digo al viento-
hay demasiado monstruos y
yo tengo las manos de espuma,
soy frágil
como el yuyo.

Le diré a la lluvia
que me lleve a un país sin dueños
para arrancar
este dolor de niño amargo...

ATARDECER

Cielo de atardecer lleno de guindas.
El viento
monta un perfume de hinojos y
se adormece
entre los sauces.
Sería todo más lindo
si yo no tuviese estómago:
me dedicaría
a beber mariposas y
a coleccionar pepitas de rocío...

LA MUERTE DE UN NIÑO

Un niño
que tenía padres y
el pan era un buen amigo en la casa,
ha muerto.
No entiendo por qué se fue
un ángel tan hermoso
si tenía hasta una cama donde dormir...
Era firme
como una mata de choclo.
Su mamá es linda más que todos los cielos y
llora su partida....
¡Cómo me gustaría ser ese niño...!

ALIMENTO COTIDIANO

En esta acequia me detengo siempre
a mirar el agua
oscuramente café. Pasan palos, ramas,
hojas y... apenas diviso
una cáscara de sandía
la ensarto
con un alambre de paraguas y
me la como
mientras un poco de sal líquida
me sale por los ojos...

DISTANTE MADRE

Tus nuevos vástagos
te distanciaron de mí...
En este sueño de fonolas y liendres
sólo un pedazo de madre
tengo de ti.
Sólo te amo por las zancadillas recibidas,
porque envejeces
curvada sobre la artesa y
nadie en este desierto
medita en tu lastimada paciencia...
No me ves,
estás como al otro lado del horizonte.
No puedes ver
lo que ahora soy:
anciano de diez años
en un país de muñecas destripadas.

COMO UN PERRO

Soy
como un perro salpicado de barro
que no tiene dioses ni amapolas.
Soy
unos ojos quebrados
que quisieran apagarse
mientras nada encuentro
en este planeta de fauces amenazantes...

A TRAVES DE LOS VIDRIOS

Me gustaría
ser ese niño
que observo a través de los vidrios:
su madre le canta
para que sueñe con jardines alados y
caballos anaranjados.
A esta dulce señora
le diría gracias por darme
el agua tibia de su mirada
Y su voz me llevaría a un país encantado...

EN LA ESPESURA DE UN CUENTO

Quisiera
meterme dentro de un cuento,
jugar con gnomos, montar
una rosada nube, quedarme allí
mirando
el ir y venir de días y noches...

En algún recodo celeste
hallaría una princesa
jugando con aves y lunas...

Me quedaría
para siempre
en un camino desconocido.

ESCOPETA CON HOMBRE

Más allá
de los alambres de púas
las manzanas brillan al sol de la tarde.

Si me acercara... podría vencer
este dolor
con esas rojas delicias colgantes...

El capataz de la chacra -dicen-
les corta la cabeza
a los niños que roban fruta...
No me atrevo:
en la alfalfa
puede estar escondida
una escopeta con hombre...

FRÏO

Sería maravilloso
que en un carro de cristal
llegara Dios
a mirar
las traperías malolientes
que me cubren:
al verme temblar, él también lloraría...

SERIA TAN LINDO...

Si usted supiera señora
cómo me duele
la poca luz que me alumbra.
El pan florece en su casa.
Y no puedo pedirle que sea mi madre,
¡sería tan lindo
reflejarme en sus ojos...!
Yo nací
cuando las ratas
devoraban la luna y
un ángel negro
vino a quebrarme la mirada....

LA NOCHE ES MI MADRE

En mi alma
la noche desgrana un silencio
pleno de sonidos, advierto
cierto gemido,
en increíbles distancias. La noche
es mi madre,
parece no amarme, me castiga
con ceniza,
oscuridad, hielo, y sus carcajadas
son truenos
retumbando en caminos sin fin...
cuando un pájaro helado
me rompe la cara...

Los adultos desprecian
mis ropajes enfermos.
Sólo en sus arrugas
depositan las miradas.
Invisible soy:
no me ven cuando me retuerzo
sobre la vereda
llorando
la ausencia del pan y la manzana...

UN PAN AMARGO

Me han regalado
un pan amargo, de piedra.
Los hombres no comprenden:
mañana
estarán bajo tierra.
Talvez creen
que se llevarán sus mansiones y
seguirán disfrutando
caminos de colores...
Olvidan que su pasar es breve.
Si fueran amables
como el sol en invierno,
no serían ciegos y
duros con mi dolor...

COITO HUACHO

El hombre ensillaba su caballo:
¡eres un coito huacho...!
Apenas entiendo
la ráfaga de truenos
con la que hace polvo mi alma.
Miedo y dolor
estremecen mi cuerpo deshilachado...
Son mis primeas lágrimas
en Nochebuena.
Alguien me dijo que era mi padre y
casi se me caen los ojos
sobre las piedras...
El mundo está plagado de polillas.


OTROS NIÑOS

Debo morir esta noche
en la soledad de los vientos
en camino de nadie.

He llorado
por los árboles asesinados,
aire saturado
de pequeñas muertes.

Miro a otros niños
sin luz ni manzana,
se convierten en reptiles,
en lobeznos
ya dispuestos a morder
hasta el sol...
Aquí el pan agoniza...
El mundo de los libros
es un aire tan raro
en tierra de horizontes enanos...

Si llegara yo a crecer,
lucharía por todas las madres del mundo.
Y haría una gran fábrica
de padres verdaderos...

3 comentarios:

Amanda dijo...

Eres tan.... poeta Diego, tan sensible y tan claro en tu versar!
No creo haber leído antes a alguien como tú, sin que signifique peor o mejor, simplemente, único.
Esta entrada que acabo de leer, es una ventana abierta a tu dolor, es por ello que deseo dejarte otras palabras... decirte, que, aún teniendo tú todo el derecho de seguir embuído en tus dolores de infancia, no permitas que esa niebla inextinguible te nuble la visión hasta no permirtirte ver lo que hay a tu lado en el presente:
Tienes flores en las manos Diego, y ellas no son sólo las de la poesía ni las dalias de tu jardín: son las personas que te rodean y que te aman y respetan de un modo que, no queda otra cosa que admirar.
Tu familia, los seres que llevan tu sangre y que se desvivieron aquella tarde por verte y hacerte sentir feliz. ¡Con cuanto amor trabajaron hasta el último detalle! ¡Cuanta belleza hubo en cada uno de los gestos de ellos y de los amigos que te apoyan y te aman! Tienes, no cabe duda alguna, un tesoro en ello, a pesar de que tu día a día transcurra en la soledad de tu casa, estoy segura de que en los corazónes de ellos no hay distancia que les impida hablar contigo a través del viento, de la lluvia, de un sol brillante o de una luna clara, y de cada elemento que esta vida nos regala.
Piensa en ello, mi amigo... y acuna tantas veces quieras al pequeño que gusrdas dentro, pero, piénsalo.... ya va siendo hora de que deje de sufrir.

Te aprecia mucho, a pesar de tus enojos, tu amiga peleadora....

Diego de la Noche dijo...

Estos poemas refljan una etapa de infancia de los 7 a los 11 años...
Dejad que Nozaroc Zilefni se desahogue...

Anónimo dijo...

CORAZON INFELIZ (...) GRACIAS POR ESTE REGALAZO! Un abrazote, Kamala Telb