Últimas Entradas Publicadas ----------------------------------------

lunes, 22 de febrero de 2010

ROSSANA

ROSSANA

A veces me miro en un torbellino de vidrios rotos,
duras aguas,
y no me es posible asirme al rostro que veo,
se aleja,
se esfuma,
después de crueles brumas, marchito renacer,
quisiera partir.

Hoy,
a través de empedernida niebla, te recuerdo,
abnegada luz,
amanecer de un día entre las hierbas
cuando la vida
parecía un tren de colores
internándose en un cielo distinto.
Supe de tus escuálidos deseos
de atarme a tu alma.
dulce, vegetal,
superior a todas las posteriores.

Tenías claridad de aguas selváticas,
corazón de cristal
a mil planetas de la estulticia...

Y este llanto celeste... Ah, defensora de mis momentos verdes
y encendidas locuras...!
¡Si pudiera verte ahora
como aquella noche en que fuiste madreselva
cubriéndome el corazón...!

Eras.
Sí: eras.
Y la luna enredada en los sauces te tornaba bella, vírgen.
Te comparaba con una pintura del siglo quince...
Eran hermosos tus pasos,
tan reales,
como tu sollozo más inmenso que el mar recién conocido...

Yo quería todas las sendas,
sentarme a la orilla de difuntas lluvias, conocer
rostros ennoblecidos y alucinantes,
ser viento siempre vagabundo, a toda hora enamorado,
y caminar,
vencer muertes y resurrecciones
al amparo de diáfanos carnavales...

Tú venías de un reino establecido entre relámpagos y truenos,
allí donde tus hermanos
son apenas mínimos sembradores de lunas y soles...
Amabas esos pueblos
aquellos pasos morenos, mocetones
sin futuro ni sendero,
heridos, despojados, ¡nunca vencidos!
Me enseñaste a amar a los primeros dueños de mares y tierras.

Y te pedí no anclar tus sueños
en esta ciudad agonizante entre duros disfraces,
devoradora de tórtolas y manzanas.
Te dije: es mejor para ti volver a tu patria milenaria...

Nos perdimos.
Aún recuerdo la serena noche en tus manos,
tu cara de calle abandonada...

2 comentarios:

Diego de la Noche dijo...

Era muy joven para amarla: ojalá haya tenido una buena vida...

Diego de la Noche dijo...

Rossana era simple, tranquila, sin grandes ambiciones, solo lo necesario para llevar una vida honesta y grata. Ella a amaba a su joven poeta y quiso retenerlo con su amor que era más limpio y fiel que era superior a todo el que me ofrendaron todas las mujeres hasta este año de 2012... aearamos jóvenes, pero yo era como un pajaro quedesconocía todos caminos y bosques, ríos y mares...Y, tal como dice el poema, nos perdimos y nunca más la vida nos enfrentó. no se puede prever a los 18 años lo que vendrá.Hoy soy como un muerto en un hilo de vida...